11 Enero 1920 - 31 Mayo 2008





martes, 15 de septiembre de 2009

ABANDONADA Y VIRGEN -capítulo 4-



El sexo es un tema del que hablaba poco y nada, evidentemente nunca fue una mujer pasional aunque si romántica. Cuando se ponía de novia lo máximo que hacia era pasear en auto y ver salir la luna, los candidatos al final se aburrían y la dejaban en la puerta de la casa, especialmente cuando se enteraban de que aun era virgen. Ella buscaba un compañero," ellos una amueblada."
-¿Tuviste muchos novios?
- Tuve algunos, pero me gustaban mucho los médicos.... como siempre fui un poco hipocondríaca....
pero me duraban poco, viste. No, te miento con Ale estuvimos casi un mes.
-Que romance más largo -risas-
-El mas largo che, bueno te cuento en detalle porque es muy divertido:
Resulta que mamá me dijo que podría invitarlo a comer. La verdad que vivíamos en una casa humilde y con pocas cosas buenas, entre ellas los cubiertos, con los que no tuve la mejor idea que mandarles a dar un baño de plata.
Ese día hacia muchísimo calor, y mamá que había cocinado toda la mañana no se sentía bien, por lo que se excusó de acompañarnos en el almuerzo:
"Querido, ¿te gusta la mayonesa?, mami nos preparó eso de entrada"
"Si tesoro, me encanta la mayonesa".
Como no teníamos heladera, todas las cosas las manteníamos en hielo en la batea ,arriba de una bolsa de arpillera como se usaba antes.
La mayonesa se veía riquísima y tenía mucho limón como a mi me gustaba, pero lo espantoso fue cuando el tipo metió el tenedor en la comida y empezó a salirse el baño. Era una cosa negra que chorreaba, imaginate la cara de él.
"¿Te cambio los cubiertos, amor?, pregunte como si eso fuese de lo mas común.
"No tesoro, igual tengo poco apetito"
"Ah, no-insistía yo- ahora traigo el pollo que mami dejo en el horno".
La verdad que no lo podía creer pero el pollo estaba más negro que el chorreado de los cubiertos, no había apagado el fuego y se quemo, pero el seguía muy diplomáticamente:
"No importa tesoro, hace calor para comer mucho"
"Por eso, no me vas despreciar el postre, ahora lo traigo, es una sorpresa"
El postre eran frutillas con crema, crema que como correspondía a la situación ¡se había cortado por el calor!
Todo era un papelón, pero el insistía con que hacía mucho calor "para comer tanto", aunque a esa altura no habíamos comido nada.
De pronto bajó mi vieja de la terraza y nos invito a subir con la excusa de que estaba refrescando.
Entonces, yo romántica al fin, lo tomé de la mano, lo mire a los ojos y le dije:
"¿Subimos Ale?”
Subyugados de amor avanzábamos por la escalera cuando de pronto eschamos como unos baldazos, uno tras otro. Le hice un guiño cómplice, como diciéndole" espera que averiguo ", me puse las manos en bocina y grite:
"¿Fitoooo, que pasoooooo?" a lo que mi hermano respondió asomándose por la terraza: " ¿Que pasó? ¿que pasó? ¡que la vieja se cago!”.
Nunca pude entender por que mamá nos mando a la terraza después del problema que había tenido, pero menos cuando me preguntó:
"Nena, este doctorcito, después de tantas atenciones ¿por que se fue sin saludar?"

HUELA, SEÑORA -capítulo 3-




- ¿Te gustó empezar a trabajar de actriz y hacerlo de tan chica?
- No, no me gusta trabajar, si lo hice fue por necesidad. Toda mi vida soñé con un tipo que me mantenga y todavía lo sigo esperando (con perdón de mi marido), bueno en realidad pondría conseguir uno que nos mantenga a los dos... ja ja ja. Te voy a decir un secreto: me gusta rascarme como cuando iba al colegio, porque tampoco me gusta estudiar y en lo único que cambié es que ahora me baño sin protestar.
- No entiendo... ¿no te bañabas?
- De chica no me hacían bañar ni muerta, con decirte que hasta el mes de diciembre iba al colegio con bufanda para que no se me notara la mugre del cuello ¡era una roñosa! La maestra cada vez que me miraba se desmayaba del calor y me decía: "Ronstein, sáquese esa bufanda”
-"No señorita”
-"Sáquese la bufanda"
-"No, no y no"
Y no me la sacaba, prefería asfixiarme antes que agarrar el jabón.
La verdad que tenía mis mañas, por ejemplo para que no me tomaran la lección siempre pedía permiso para ir al baño. Me hacía la indispuesta hasta que la señorita se avivó, la macana fue que un día era cierto:
-"¿Señorita, puedo ir al baño?".
-"No, no puede, haga la prueba".
Al final como no me dejó ir me hice toda encima y el portero me llevo a casa, imaginate la cara de preocupación de mi madre que toda a congojada preguntó: "¿Qué le pasó a la nena, que le pasó?"
-"¿Qué le pasó? ¡Huela señora, huela!” Demás está decir que ya no preguntó más nada......
La Láinez no era supersticiosa, pasaba como si tal cosa debajo de las escaleras, o dejaba los sombreros arriba de la mesa, le parecía una tontería que gente inteligente creyera en eso. Los daños, decía, no se hacen enterrando cosas en la tierra, quemando yuyos, matando animalitos inocentes. Consideraba dañinos a los celos, la envidia y la competencia desleal, por lo que aconsejaba alejarse de la gente que no era noble.
-Decime Láinez, si tuvieses que elegir dos cosas que te asustan ¿cuales serían?.
-A ver, si tengo que elgir dos cosas que me asustan serian pocas, pero ponele que la injusticia y la inseguridad, también la impotencia de no poder hacer lo que quisiera. Vender el auto para poder comer fue como si nos cortaran las piernas, a partir de ahí fuimos barranca abajo. No era un auto lujoso, vos lo conociste al Renault 6, pero nos permitía ir hasta la costanera, ver un poco de verde, escuchar los pajaritos y que la perra tuviera algún romance. Te digo una cosa, nene, yo seria muy feliz si pudiese desprenderme y comprarme una casita para que la Lily tuviese sus cachorros. Viste que vive caliente, es muy sensual y erótica mi perra. Ella desea tener relaciones con otros perros, especialmente cuando paseamos entre los telos de Constitución,¡también con el olor a sexo que hay por acá como para que no ande alzada la pobre! Pero imaginate si acá estamos los tres que nos llevamos por delante, con cachorros nos mudaríamos al balcón. Te juro que con tal de verla feliz le traería a todos los perros del mundo ¡la prefiero prostituta antes que desdichada! Además ¿donde viste una puta mala? pobres, hacen lo que pueden para vivir.


foto: film "Amor a Primera Vista" - escena con Osvaldo Miranda -

99 OFICIOS Y 100 NECESIDADES -capítulo 2-




Con la mercería nos iba cada vez peor, para colmo mi padre compró en remate de a aduana una partida de guantes que eran de una sola mano. Yo quería ayudar de alguna manera. Cuando entraba alguien me ponía insistente para que compraran algo. Una vez entro una alemana grandota interesada en el único sombrero que teníamos en la vidriera.
- ¿Me lo podría probar querida?
- Encantada señora.... pero mire, ¡le queda como pintado!
- ¡Que pintado, me queda chico!
-Mire si le gusta se lo pongo un ratito en la horma
- ¿Y no se arruinara querida?
- Al contrario, tenemos maquinarias muy modernas...
Entonces me fui atrás de un biombo, cuando mi mamá me gritó: "¡Neeelyyy que estas haciendo!"
"le estoy poniendo en la horma el sombrero a la señora" le contesté mientras que con las dos manos tironeaba de la rodilla para estirarlo. De mas esta decir que la mujer no se llevo nada el sombrero porque se lo estiré tanto que le tapaba los ojos.

(foto gentileza TN)

CAPRICORNIO CON ASCENDENTE EN CABRA -capítulo 1-




Esa noche lo intentó de nuevo, como tantas noches, como tantos años.
Con un marcador negro, de trazo grueso, dibujaba una a una las palabras más hermosas, dolorosas y tristes de su vida.
Los reversos de viejos libretos terminaban siempre chorreados por las lágrimas de la autocompasión. Difícil tarea la del balance especialmente cuando no se tiene el poder de resucitar a los muertos, aunque muchas veces pueda hablar con ellos.
Que importan el éxito, la fama, el reconocimiento. La melancolía derriba todas las corazas y ella era una mujer disfrazada de alegría.
Como tantas noches, el marcador negro se detuvo ante la frase "mi mamá era..."
Del padre hablaba poco y nada tal vez porque nunca le perdonó el que haya sido garante de un pariente por el que perdieron casi todo, incluso el piano de la madre.
Los primeros años, en la casona frente a la plaza Congreso, fueron de verdadera felicidad. Allí mismo sobre la calle Rivadavia, estacionaba el servicio de la confitería los 11 de enero, día de su cumpleaños. Cabra en el horóscopo chino, capricornio en el otro. Pura tierra, puro yang. Los vecinos se arremolinaban a la altura del 1561 para escuchar las orquestas y el " que los cumplas Nelidita, que los cumplas feliz". Los años treinta fueron duros para todos, para los Rotstein también. No eran de los judíos tocados por la varita mágica del comercio. Le hicieron creer que el padre andaba con el camioncito comprando antigüedades, muy tarde descubrió que hacía changa


foto- afiche película
foto- Nelly y su papá

A NELLY LAINEZ, la última cómica -presentación-


Siete años tardé en decidirme a escribir, y hasta ayer la duda de como hacerlo sin traicionar la confianza. De todos modos el homenaje era impostergable. Hace diez que no nos vemos, pero los recuerdos están intactos: cada palabra exacta, cada momento compartido. Testigo privilegiado que la vida me puso en las bisagras más rotundas: un pasado fenomenal lleno de reconocimiento, un presente plagado de incertidumbre y necesidades, un ocaso prestigioso y solitario.
Para mi siempre será "la Láinez”: amiga, confidente, compañera de juegos, madrina de mi oficio, la admirada actriz, la querida señora.
Si es que me recuerda, tal vez siga siendo "el nene", "el hijo que no tuve", "mi amiguito", "el testigo de mi boda".
Pero si para unos cuantos fue la autentica chica Almodóvar, para muchos de mi generación que conocimos a Niní Marshall, Margarita Padín, Leonor Rinaldi, Olinda Bozán y Pepita Muñoz, la figura de Nelly Láinez con sus vestidos floreados, sus aros de caireles y pelucas multicolores es y será por derecho propio LA ULTIMA COMICA, heredera natural del trono de la risa.

QUE RISA, LLORABAN TODOS -prólogo-


Se fue la Láinez, y se fue a su modo. Recuerdo que cuando se tentaba de risa siempre se hacía pis, ¿habrá sido eso lo que le provocó la infección urinaria? digo, ¿uno puede morirse de risa?... Creo que si, hace muchos años ella y yo nos moríamos de la risa. Pero ahora que “esta de gira”. Como decía la Campoy, no tengo ganas de reírme. Se “rajó” de este mundo desde un sanatorio que se llama “Argentino” ¡y de donde mas se podría ir si ella jamás soñó con otro país! Murió de madrugada, la hora de sus insomnios y las charlas con los espíritus, pero fiel a su popularidad: en Mataderos. A los 88 años, lindo numero para que algún pobre ligue unos mangos , y el ultimo día de mayo cuando ya muchos cobraron , cosa de que puedan revolearle al cielo una flor y un beso. Chau Nelly querida, acá van algunas de tus historias delirantes, disparatadas, tiernas y un pedazo dulce de mi vida.


(foto film CANUTO CAÑETE)