11 Enero 1920 - 31 Mayo 2008





martes, 29 de diciembre de 2009

"MIS AMNESIAS...": una carta a Dios -capítulo 30-




"....Querido John Wayne, vos sabes que te llamo así porque sos como el cowboy que aparece cuando uno mas lo necesita. Me gustaría saber por qué dejaste que papá firmara esa garantía que nos arruinó, por qué dejaste que mi infancia fuese tan triste y mi mamá sufriera tanto. Por qué no fui una mujer rica, para evitar la inseguridad que tiene este trabajo. Si me hubieras encaminado para el elenco de Sofovich, que todo lo que toca lo convierte en oro, no hubiese tenido que vender el auto, el tapado de piel, el televisor. Son pequeños duelos que no se me van. Qué lindo era pasear por la costanera con el autito..... ¡Me acuerdo cuando aprendí a manejar! Te acordás que mi hermano me puteaba porque no daba pie con bola, y se ofreció ese amigo de Tincho Zavala. Yo pensé, un desconocido te tiene más paciencia y acepté. Que caballero el tipo: "Mire señora primero el embrague, y después el acelerador... así, así, no, no el volante para el otro lado porque nos caemos de la costanera”. Mucha jarana y de lo mas galante, yo pensaba para mis adentros que gente asi ya no queda: "Muy bien, eso así derechito sin chocar el poste... no primero el embrague, ¿entiende?”.
Claro, habíamos ido a practicar a las nueve de la mañana y como a las cinco de la tarde había mas confianza: "¡Nelly, te dije que primero el embrague y después el acelerador, manejas como la mierda!" Al final....son todos iguales.
Yo no se por qué pero cada vez que la sacaba a pasear a mi vieja fuera por donde fuese siempre aparecíamos en Retiro, y ya se estaba cansando de ver el mismo paisaje. Un viernes a la tarde dije: "No puede ser, hoy vamos a ir por la Panamericana" entonces para evitar las banquinas agarré el carril del medio, pero prudente nunca a mas de veinte kilómetros.
Mamá estaba aterrorizada y me gritaba "te crees que esto es el turismo carretera, vas hecha una loca " pero yo firme, los autos nos pasaban como poste. Gracias Dios que estabas ahí para cuidarnos y para taparle los oídos de mamá, así no escuchaba las cosas que los automovilistas me gritaban que eran todas referidas a ella.
Ah, y el nene que vivía en la cuadra que siempre quería que le diera una vuelta. Un día le dije al pibito "Si querés subí, te doy una vuelta y lo meto en el garage". El chico iba agarrado con uñas y dientes del tablero cuando me preguntó si yo no tenia miedo de manejar así, entonces le expliqué que no, que tenía una ángel que me protege. Y mientras le iba explicando todo esto me lleve el portón del garage por delante. Me miró pálido y acotó: "Parece que el ángel se le bajó en la esquina, parece"
Sabes que soy una mina de fe, a lo mejor seré un poco incrédula pero creo en vos y hago la religión muy a mi manera, digamos que soy un rejunte. Si tengo ganas voy a la iglesia y hablo con el cura, con los santos, bueno que te voy a contar a vos lo que hago si te tengo agarrado de la barba y no te dejo ir. Decime, che, ¿esta mal no cumplir las reglas? mi hermano va a la Hebraica y todo eso y yo no me hago cargo de nada, no me sale, soy moishe y ya lo se, pero no me acuerdo de las fechas, nunca le rezo a Mahoma y para navidad nos vamos a dormir temprano.
Y ya que te tengo a mano agradecerle a Aguios Fanurios porque también lo tengo loco. Marikena Monti, le dió el dato de este santo griego a mi amigo, y él me lo pasó a mi. Te lo recomiendo porque es muy milagroso, viste. Resulta que como es el de las cosas perdidas estoy encantada. El otro día no encontrábamos el queso para rallar y me volví loca revolviendo toda la cocina, hasta que me acorde del Fanurios y me llevó derechito al ropero ¡en el cajón de los corpiños encontré el queso!. Qué memoria la mía, así que avísale a la gente que si no les cumple el milagro, es porque no tiene mas horas extras, lo tengo de tiempo completo en casa......."

fotos films:
"Los Vampiros los Prefieren Gorditos"
y "Ué Paesano"

UNA ESTRELLA Y UN SALAME -capítulo 29-



Llegamos a la ciudad de Mercedes y entramos a un galpón, la Láinez preguntó “¿tienen muchos empleados acá para una cochera tan grande? “
-No Láinez, esta no es la cochera, es el canal.
A partir de allí ella lo denominó “la canaleta”.
Sorprendentemente no habían construido aún un estudio con todas las letras, pero contaban con varios camarines espectaculares. Nadie vino a recibirnos, tampoco fueron a despedirnos, lo que se dice andábamos de incógnita por no creernos ignorados.
Todo sketch necesita equipo de risas, así que deambulamos por algunos cuchitriles que eran “las oficinas” pidiendo a los empleados que se acercaran a reírse cuando grabáramos. Nadie quería, pero ella insistía en darme cartel diciendo que como laburaba de locutor en canal 13, podía hacer pedidos de sangre a los que necesitaran. La oferta no era tentadora porque parecía un vampiro, aunque tres aceptaron de mala gana a sentarse en el fondo y “reír”. En total había dos cámaras, un camarógrafo y el director que grababa, porque dirigir no nos dejábamos con cualquiera.
Armé los decorados con un cortinado negro y cachivaches que andaban por ahí.
Ellos no entendían por que nos divertíamos tanto, pero es que salir de los ensayos del living de la Láinez a grabar era un gran paso para nosotros, bueno especialmente para mí que no soy actor.
Ahí me di cuenta de que estudiar letra no es moco de pavo, la mitad me la olvidaba y la otra mitad me equivocaba
-¡Che, para que me maté escribiendo las cartulinas si estas diciendo todo como el culo!
A cada rato nos tentábamos y ella gritaba “corten, corten” y nos entrábamos a cagar de la risa especialmente en un momento que agrego “a la final con tanto corte, esto mas que un programa parece una camilla de cirugía”.
Cada tanto el francés aparecía para ver si terminábamos, pero nosotros le dábamos duro y parejo a la súper producción. Al anochecer dimos por concluída la tarea y empezamos a guardar pelucas, zapatos, y vestuario.
Subimos al auto y nos llevo a recorrer la ciudad, bueno fueron dos vueltas a la manzana y bajó en un almacén de ramos generales del que salió con un salame agarrado del piolín.
-Nelly, esto es paga vos pog tu gentileza en mogestarte gasta aca.
Cuando llegamos a Buenos Aires, la Láinez me dijo:
- Como esto es una cooperativa, yo soy una estrella y el cachet es un salamín, quería preguntarte si el cuarto de tu parte lo querés con piolín o si vas a buscar un poco de pan, lo compartimos con Hugo y le damos con todo ahora.
Demás está decir que el cachet desapareció en menos de media hora, pero ese video que un día nos alcanzara el franchute en una cinta vieja y rayada es uno de los recuerdos mas queridos de mi vida.

-foto- Doña Rosa de Neustad, original de la grabación-
-Vestido confeccionado por ella para la ocasión-