11 Enero 1920 - 31 Mayo 2008





viernes, 27 de noviembre de 2009

IMAGENES REVELADORAS












fotos:
- Adriana Rotstein (sobrina) y Milena Jacoby (sobrina nieta
- Fidel Pintos ( antiguo recorte que guardaba en un porta documentos , con una
marca de labial. Nelly sufrió mucho su pérdida. Fueron grandes
confidentes )
- Con su madre Raquel
- Con su padre Jacobo
- Partes inconclusas de sus memorias

AL FINAL SE PELA -capítulo 23-




Un día Nelly me llama riéndose a carcajadas.
El tema es que como cada tanto tenía problemas urinarios, el ginecólogo para evitar las infecciones le dió como unas bolitas que ella llamaba "óvulos", tal vez sea ese el nombre pero no me consta porque nunca tuve problemas en ese sentido.
Bueno la cuestión es que se los tenía que poner a la noche precisamente "ahí",
-Imaginate nene, estabamos con Hugo viendo como se ponían estas bolitas, justo nosotros y a esta edad. Ahí me di cuenta de lo que decía la Campoy una vez charlando sobre temas de la depilación, el cavado y eso porque estaba segura de que con la edad ya no sera necesario pasar por la cera porque quedaba calva. Ya me olvidé de lo que te estaba diciendo...ah si, al final lo hicimos y nos fuimos a dormir. Te aclaro que lo que hicimos fue poner los óvulos,che. Para que te voy a contar que como a los diez minutos me agarró un ataque de tos que no podía parar. No se si sería que por andar con la cosa al aire, me agarré un enfriamiento. Pero lo peor es que despues de tanto trabajo, cada vez que tosía volaba una de esas pelotitas por entre las sabanas hasta que no quedó ninguna. Hugo las iba juntando mientras rezongaba porque no lo dejaba dormir, pero yo lo consolaba diciendole: ¡Si bien no vamos a ser padres, al menos lo intentamos!

foto: Vanessa,la travesti triste

"MIS AMNESIAS...": siempre se aprende -capítulo 22-





“…….. Una también va aprendiendo de la experiencia de los otros. Había una actriz muy conocida en su época - bueno la voy a nombrar porque total lo que voy a contar no es nada grave- se llama Yuki y éramos muy amigas. Resulta que el marido se había tomado la costumbre de traer todas las noches a un amigo para tomar un aperitivo. Pero como el tipo resulto ser muy pícaro no se iba a la hora de la cena, así que Yuki obligatoriamente lo invitaba a comer. Fue pasando el tiempo y mi amiga hartándose del invitado al que debía atender, exigida por su marido.
Entonces ella que era una piola bárbara, una noche cambio su cara de culo por una atención especial al tipo, pero nada de bolilla a su marido.
Apenas llegaba el hombre le sacaba el saco, le prendía un cigarrillo, le hacia masajitos en los hombros, le preparaba el vermucito como le gustaba. El marido era como un cero a la izquierda, es más cuando servía la cena la porción mas chica era para él, y le escatimaba todo: entrada, potre, vino. Con la excusa de que había un invitado se vestía especialmente para la ocasión y bastante provocativa.
Conclusión: en una semana se solucionó el problema, sin una palabra, sin discutir, sin nada, pero el marido nunca mas lo trajo. Ahí aprendí que con astucia e inteligencia podemos conseguir en una semana lo que en años de pelea lograríamos jamás…..”