11 Enero 1920 - 31 Mayo 2008





martes, 15 de septiembre de 2009

HUELA, SEÑORA -capítulo 3-




- ¿Te gustó empezar a trabajar de actriz y hacerlo de tan chica?
- No, no me gusta trabajar, si lo hice fue por necesidad. Toda mi vida soñé con un tipo que me mantenga y todavía lo sigo esperando (con perdón de mi marido), bueno en realidad pondría conseguir uno que nos mantenga a los dos... ja ja ja. Te voy a decir un secreto: me gusta rascarme como cuando iba al colegio, porque tampoco me gusta estudiar y en lo único que cambié es que ahora me baño sin protestar.
- No entiendo... ¿no te bañabas?
- De chica no me hacían bañar ni muerta, con decirte que hasta el mes de diciembre iba al colegio con bufanda para que no se me notara la mugre del cuello ¡era una roñosa! La maestra cada vez que me miraba se desmayaba del calor y me decía: "Ronstein, sáquese esa bufanda”
-"No señorita”
-"Sáquese la bufanda"
-"No, no y no"
Y no me la sacaba, prefería asfixiarme antes que agarrar el jabón.
La verdad que tenía mis mañas, por ejemplo para que no me tomaran la lección siempre pedía permiso para ir al baño. Me hacía la indispuesta hasta que la señorita se avivó, la macana fue que un día era cierto:
-"¿Señorita, puedo ir al baño?".
-"No, no puede, haga la prueba".
Al final como no me dejó ir me hice toda encima y el portero me llevo a casa, imaginate la cara de preocupación de mi madre que toda a congojada preguntó: "¿Qué le pasó a la nena, que le pasó?"
-"¿Qué le pasó? ¡Huela señora, huela!” Demás está decir que ya no preguntó más nada......
La Láinez no era supersticiosa, pasaba como si tal cosa debajo de las escaleras, o dejaba los sombreros arriba de la mesa, le parecía una tontería que gente inteligente creyera en eso. Los daños, decía, no se hacen enterrando cosas en la tierra, quemando yuyos, matando animalitos inocentes. Consideraba dañinos a los celos, la envidia y la competencia desleal, por lo que aconsejaba alejarse de la gente que no era noble.
-Decime Láinez, si tuvieses que elegir dos cosas que te asustan ¿cuales serían?.
-A ver, si tengo que elgir dos cosas que me asustan serian pocas, pero ponele que la injusticia y la inseguridad, también la impotencia de no poder hacer lo que quisiera. Vender el auto para poder comer fue como si nos cortaran las piernas, a partir de ahí fuimos barranca abajo. No era un auto lujoso, vos lo conociste al Renault 6, pero nos permitía ir hasta la costanera, ver un poco de verde, escuchar los pajaritos y que la perra tuviera algún romance. Te digo una cosa, nene, yo seria muy feliz si pudiese desprenderme y comprarme una casita para que la Lily tuviese sus cachorros. Viste que vive caliente, es muy sensual y erótica mi perra. Ella desea tener relaciones con otros perros, especialmente cuando paseamos entre los telos de Constitución,¡también con el olor a sexo que hay por acá como para que no ande alzada la pobre! Pero imaginate si acá estamos los tres que nos llevamos por delante, con cachorros nos mudaríamos al balcón. Te juro que con tal de verla feliz le traería a todos los perros del mundo ¡la prefiero prostituta antes que desdichada! Además ¿donde viste una puta mala? pobres, hacen lo que pueden para vivir.


foto: film "Amor a Primera Vista" - escena con Osvaldo Miranda -

1 comentario:

  1. maravillosa la señora Lainez!!!!!
    la queremos con todo nuestro corazón!
    Sabina y Rosario . Homenaje muy merecido .

    ResponderEliminar