11 Enero 1920 - 31 Mayo 2008





miércoles, 18 de noviembre de 2009

LA REINA DEL MACHETE -capítulo 21-






-Nelly, ¿vos empezaste haciendo humor?,
-No,no, el que descubrió mi veta cómica fue Zelmar Gueñol, yo hacía papeles dramáticos, pero como en los ensayos era muy payasa y todos se tentaban el me propuso incorporarme a La Cruzada del Buen Humor, en la radio. La verdad que a mi me parecía ir a menos haciendo comedia, pero igual acepté por necesidad.
-¿Y en tu carrera de actriz quienes influyeron?.
-Ya te dije, uno fue Zelmar, después Armando Discépolo y también Narciso Ibáñez Menta.
-Con quienes te divertís trabajando.
- Trabajando casi siempre lo paso bien, pero lo pasaba fenómeno con Fidel Pintos y con Osvaldo Pacheco.
Mirá Pacheco era muy divertido, cuando hacíamos el Polibomber, en La Tuerca, no podíamos parar de reírnos. Y una vez estábamos en un teleteatro de Migré que se llamaba “Mis Tres Amores” y ninguno de los dos sabía bien la letra.
Entonces, en vez de estudiarla empezamos a hacer cartelitos con el texto que fuimos pegando detrás de los jarrones, de los sillones, por todos lados.
Como no nos alcanzaba el decorado, seguimos en una pared de utilería.
Como eramos unos piolas bárbaros nos quedámos traquilos y nos fuimos a tomar un café sin saber una palabra. Imaginate nostros tan campantes y nuestros compañeros repitiendo la letra como locos en los pasillos. Cuando se nos cantó volvimos y nuestra sorpresa era que se habían llevado la pared y nos pusimos como locos a gritar:” ¡Devuélvanos la pared! ¡Sin la pared no actuamos!”
-¿Por que no estudias la letra?
-Ahora no estudio por rebeldía y antes porque las letras eran espantosas y las tenía que salvar con mis “morcillas”.
En La Tuerca, Maselli nos entregaba el libreto una hora antes de grabar, así que imaginate nadie sabía nada. Entonces en el sketch de "Los Gordos", que era en una sala de espera del dietista, guardabamos las páginas dentro de una revista. Pero siempre alguno se quedaba sin revista y se la quería sacar al compañero. Entonces yo disimulando le decía: "Yo se la daría encantada de la vida, pero nos quedamos todos mudos".
Una vez me escribí toda una escena en la palma de las manos. Estaba todo bárbaro hasta que se cortó el aire acondicionado del estudio y empezamos a transpirar como locos.
Conclusión la letra se me borró toda y me tuve que hacer la descompuesta para que me mandaran a mi casa de vuelta.
Para muchos hacer reir es lo mas difícil y para mi estudiar una letra, porque la verdad es que yo soy mi propio libreto. Tanto que ni se lo que voy a decir y por eso me tiento, me sorprendo de lo que me sale.... asi que poné que yo soy mi propio libreto y mi claque.

fotos- La Tuerca -

No hay comentarios:

Publicar un comentario